LA CHUFA

La chufa, cuyo nombre científico es "Cyperus Sculentus", se cultiva en 16 términos municipales de la comarca valenciana de l´Horta Nord, los cuales reúnen las condiciones idóneas, que la convierten en la única zona de España donde es cultivado tan singular tubérculo.

La piel de las chufas presenta un color marrón más o menos oscuro según el momento de su recolección. La pulpa del tubérculo es de color amarillento cuando está seco y blanco lechoso cuando macera durante varias horas. La chufa se planta durante los meses de abril y mayo con temperatura mínima del suelo de 12ºc para la protección de la planta. Es en los suelos franco arenosos donde la chufa adquiere una mayor calidad, sabor más dulce e intenso, piel más fina y tamaño más grande y uniforme.

Precisa, además del clima suave mediterráneo 13ºC y 25ºC, de un importante aporte hídrico a lo largo de todo el  ciclo, que se suministra con el riego.

La recolección se realiza durante los meses de noviembre a enero.

La comestibilidad y sabor característico de la chufa se consigue después del secado cuando parte del almidón de su composición se ha transformado en azúcar. Existen distintas variedades siendo la chufa granza o "armela" la seleccionada por su mayor tamaño y diámetro la que se utiliza para el consumo en fresco.

No sabemos con certeza si la chufa es una importación árabe o no, cualquier afirmación al respecto no tiene ratificación documental. Un hecho que sí es constatable y evidente es que la chufa valenciana no es igual que la chufa africana. La nuestra es más pequeña pero más sabrosa, aquella es más grande pero menos sabrosa y aromática. La chufa es un tubérculo que nació de manera espontánea en la huerta de Valencia antes de que las canalizaciones por medio de acequias regularan el cultivo y consumo.
Horchata de Chufa de Valencia CHUFI
© LACTALIS PULEVA, S.L. Camino de Purchil, 66. 18004 Granada (España)